ANÁLISIS: Mass Effect Infiltrator

Amo Mass Effect. No lo puedo ocultar, es mi franquicia favorita en el mundo de los videojuegos. El trabajo creado por Bioware en las tres entregas de la serie para XBOX me ha dado algunos de los mejores momentos que he pasado con un mando en la mano. Por eso me lancé a comprar Mass Effect Infiltrator según salió en la App Store.

Mass Effect Infiltrator se lanzó hace ya un par de semanas y es ahora cuando me pongo a escribir sobre él. No es una buan señal. La saga ya había tenido una discreta incursión en iOS en 2009. Mass Effect Galaxy nos dejaba controlar a Jacob, personaje que más adelante aparecería en Mass Effect 2 en un juego muy discreto que ya no está disponible en la App Store. Prueba de su calidad.

Para este segundo juego en iOS, los responsables de Mass Effect hicieron los deberes y contrataron a los responsables de uno de los juegos más aplaudidos del año pasado: Dead Space. Iron Monkey Studios supieron encapsular la esencia de Dead Space en una pantalla táctil. Una buena decisión.

Por otro lado EA lleva meses volcada en ser la número uno en la App Store. Su implicación en el frente digital y descargable les ha llevado a cubrir varias plataformas en el lanzamiento de sus títulos más importantes. Ya sea creando un versión del juego de sobremesa (Need for Speed) o intentos (fallidos) de complementarlo (Battlefield: Aftershock). Con Mass Effect han ido más allá.

“La galaxia en guerra” es una funcionalidad que teniendo como destino la campaña principal de Mass Effect 3, permea desde todas las ramas de la franquicia. Conseguir objetivos en esta ramas nos permite mejorar las posibilidad de ganar las guerra que la galaxia libra contra los Segadores. Ya sea en las misiones multijugador de Mass Effect 3 como el el minijuego que incluye Mass Effect Datapad o en este mismo juego, donde podemos enviar información para conribuir a la causa.

Teniendo en cuenta que Mass Effect Infiltrator sirve como refuerzo para el lanzamiento de Mass Effect 3 temía que el el juego sirviera sólo como panfleto para su hermano mayor. Pero nada más lejos de la realidad. Para bien y para mal se sostiene por si mismo.

 

 

Infiltrator funciona como un shooter en tercera persona muy al estilo de Gears of War. Aunque no obliga, el uso de coberturas es fundamental. En Dead Space tuvimos un sistema de control que simulaba un doble stick para el movimiento y el apuntado de nuestras armas. Algo que funcionaba bien en los pasillos de una estación espacial aquí se descarta. Escenarios más abiertos y un mayor número de enemigos, la mayoría de los cuales usan armas de fuego son la causa. Pero el sistema usado como alternativa es muy interesante. Seguiremos manejando el movimiento del personajes con la mitad izquierda de la pantalla y la mitad derecha maneja la cámara. Pero en cuanto tenemos un enemigo en pantalla podremos seleccionarlo como obejetivo y le dispararemos automáticamente.

¿Disparo automático? Si, y funciona. Basta con añadir a la mezcla un sistema de combos que nos incita a encadenar enemigos antes de que desaparezca la bonificación y la capacidad de afinar nuestros disparos buscando la cabeza o puntos débiles de cada enemigos. El sistema de combos es decisivo. Bajará si usamos siempre el mismo arma, lo que nos incita a ir cambiando entre enemigos, calcular nuestra secuencia de eliminación, coordinar nuestros ataques con el paso de cobertura en cobertura, etc… Un sistema de combate interesante y que funciona.

El juego está divido en fases que puedes completar rápidamente, ideal para jugar en el móvil. Nuestro agente se infiltra en bases de Cerberus sin usar el sigilo y olvidando el punto fuerte de su hermano mayor: las historia y los personajes. Nuestro objetivo es buscar la puntuanción perfecta en cada misión. Por el camino recolectaremos información para la guerra galáctica y dinero para desbloquear mejoras para nuestras armas y poderes. Y es justo aquí donde Mass Effect Infiltrator muestra su lado más oscuro: Las compras dentro del juego (IAP).

Rápidamente según vamos progresando vemos que conseguimos muy pocos créditos para mejorar nuestras armas. Eso limita nuestra progresión y la puntuación que podemos conseguir en un nivel. Un arma mejor elimina antes a un enemigo y nos permite crear un combo mayor, recibir menos daños y acabar el nivel más rápido. Los tres aspectos que se valoran a la hora de puntuar nuestra actuación en cada nivel. Una invitación a grindear o a comprar moneda dentro del juego. Si acabar cada misión nos da entre 600 y 1000 créditos, podemos comprar 15.000 por 3,99€ o doblar el número de créditos que conseguimos en cada misión por 5,49€.

Es una pena que un juego tan trabajado se vea lastrado por el free to play. Iron Monkey Studios han hecho un buen juego pero que cojea en ese aspecto. Si el juego fuera gratuito tendría cierto pase, pero no es así. Son 5,49€ para poder empezar a jugar. Un precio que se considera premium en la App Store pero por el cual sólo conseguimos una experiencia freemium.

6/10

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s