Análisis Zombie Gunship

 

Hay secciones en determinados juegos que se nos quedan cortas. Están tan bien ejecutadas que nos quedamos con ganas de más. En el primer Modern Warfare, el nivel ambientado en la cabina de un AC-130 era una de esas secciones. Evocando imágenes que asociábamos hasta ese momento con los informativos, defendíamos a nuestras tropas de los enemigos en un mar en blanco y negro buscando el calor de los objetivos. Zombie Gunship agarra esa experiencia, la retuerce y la convierte en un sencillo pero efectivo juego.

En Zombie Gunship volvemos a la posición de artillero en un AC-130, pero esta vez no hay soldados que disparar. El apocalipsis zombie se ha desatado y los pocos humanos supervivientes intentan alcanzar los bunkers donde refugiarse. Nosotros defenderemos uno de esos bunkers hasta que queden sellados por la llegada de la horda zombie. Nuestro objetivo será acabar con el mayor número de muertos vivientes sin matar a los vivos que intentan alcanzar la salvación.

Desplazaremos nuestra mirilla por el único mapa disponible, arrastrando la pantalla y cambiando entre tres niveles de zoom asociado cada uno a un tipo de arma. Cada arma tendrá un radio de impacto y un tiempo de recarga. Mayores ambos cuanto mayor sea el calibre de la misma. Así, ante grandes grupos de enemigos usaremos el 105mm, saltando al 25mm cuando tengamos que acabar con un solitario zombie demasiado cercano a un humano vivo como para tirar de artillería pesada y arriesgarnos a matarlo con él. Así, el juego se va convirtiendo en un ejercicio de precisión cuando los vivos pasan muy cerca de nuestros objetivos.

 

 

La partida acaba cuando un zombie alcanza la puerta del bunker o cuando matamos tres civiles. Con cada partida conseguimos una recompensa para comprar mejoras para las tres armas del AC-130, junto con algunas mejoras de radar o defensas contra zombies que alcancen la puerta. En este sistema de mejoras reside una de las paradojas del juego. Un mayor radio de acción de nuestra arma nos permitirá acabar con más enemigos con cada disparo, pero también aumentará la dificultad de no matar a los inocentes civiles que corren por su vida. No hay fases, sólo una interminable horda de zombies (con alguna sorpresa en forma de parientes hiperdesarrollados), que inevitablemente acabará alcanzando el bunker.

El único mapa que incluye se queda corto y el juego se convierte en un ejercicio de ensayo y error en el que seguiremos cayendo gracias a ese sistema de mejoras que extrae la adicción de su homólogo en Call of Duty. Siempre podremos comprar algo al terminar una partida a no ser que seamos tremendamente malos). Y si somos impacientes el juego nos permite comprar moneda para poder desbloquear nuestro avance con mayor rapidez.

Resumiendo. Zombie Gunship hace bien su trabjao recreando la estética y la forma de jugar de una de la mejores secciones de Modern Warfare transformándolo en una lucha sin final feliz contra los muertos vivientes.

 

Nota 7/10

Aplicacción Universal [iPhone+iPad]
Compras dentro de la aplicación [moneda in-game]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s