Análisis de Tiny Tower ¿La cara buena del freemium?

 

Freemium, freemium por doquier. Es el cambio de marea en la App Store. Y en medio de esa marea Nimblebit. En Tiny Towers tendremos como misión construir plantas y más plantas de nuestro edificio, asignando negocios a cada planta y poblándolo de inquilinos que también nos servirán de mano de obra. Como primo lejano de Farmville vamos a ver si Tiny Towers se defiende como una buena alternativa dentro de este subgénero de la gestión donde la espera se convierte en piedra angular de la jugabilidad.

Nada más empezar el juego nos da el dinero suficiente para construir la primera planta del edificio. Invariablemente será un piso de apartamentos, que según se vaya llenando nos dará la mano de obra para los negocios de cada planta. Cada piso de apartamentos tiene capacidad para cinco inquilinos y cada planta con un negocio puede emplear hasta a tres trabajadores. Así, según vayamos construyendo, iremos turnándonos entre apartamentos y negocios para llevar un balance de puestos vacantes e inquilinos. En cada monento, al seleccionar el tipo de negocio veremos la demanda que hay de cada uno para elegir en consecuencia. La mayoría de las veces no importará mucho que negocio elijamos, no hay mucha diferencia entre ellos.

 

 

Una vez construida una planta con negocio deberemos elegir trabajadores entre los inquilinos y comenzar el stockaje de algún producto. Esto lleva tiempo. Que varia desde los pocos minutos a varias horas. Una vez que tengamos todos los negocios abastecidos podemos cerrar la aplicación o seguir con ella abierta y dedicarnos a subir visitantes a las plantas que nos indican, lidiar con eventos que nos piden encontrar a algún habitante de nuestra torre o recibir VIP que nos proporcionarán ventajas extraen aquella planta donde les depositemos.

Cada habitante de nuestra torre nos proporciona un nuevo nivel de complejidad en el juego, nivel del que podemos prescindir si queremos, pero que los más metidos en la dinàmica apreciarán. Así, cada inquilino tiene una puntuación determinada para cada tipo de negocio, así como una profesión preferida. Aprovechar estas características nos permitirá vender más rápido el stock de la tienda donde esté trabajando. Yo no tengo piedad, en cuanto se presenta un posible inquilino con mejores características que otro ya instalado, le doy la patada al antiguo. Soy un casero sin sentimientos.

En el juego tendremos dos unidades monetarias. Las monedas y los billetes. Las primeras nos sirven para construir nuevas plantas y para poder rellenar el stock de cada negocio. La segunda es la encargada del elemento freemium. Es la que nos permite acelerar el juego: encontrar un inquilino automàticamente, reducir a cero el tiempo de espera para la construcción de una planta o vender el stock de una tirada en uno de nuestros negocios.

 

 

Donde Tiny Towers brilla por encima de sus semejantes es en la propia mecánica freemium. Nunca nos fuerza a comprar, siempre hay algo que hacer y no nos penaliza por estar un tiempo sin abrir la aplicación. Cuando volvamos tras un periodo prolongado, nos encontraremos con todas las mercancías vendidas esperando el nuevo stock, con el dinero de la venta y de los alquileres en nuestra cuenta.

Tiny Towers también destaca por el cuidado detalle del diseño de cada planta llena de pequeños muebles y elementos decorativos. Da gusto recorrer el edificio lleno de pequeñas figuras atareadas sin caer en la repetición o monotonía. Un estilo inspirado en el pixel art y los 8 bits cuidado hasta la extenuación.

 

 

En el lado negativo de la balanza se sitúa la propia naturaleza del juego. Esperar no es mi fuerte. Puedo abrir la aplicación, Pulsar en varias plantas para llenar el stock de un producto, subir varios visitantes en el ascensor, impacientarme y cerrar la aplicación de nuevo.

Al final he terminado por comprar moneda virtual pero no porque sintiera que la necesitaba, sino para recompensar a Nimblebit por un trabajo bien hecho. Tanto si lo descargas con la intención de gastar, como si no quieres rascarte el bolsillo, Tiny Towers tiene una buena ración de diversión….por fascículos. Si no te importa jugar en pequeñas dosis, Tiny Tower es para tí. Te puede acompañar a lo largo del día y hacerte sentir como un pequeño dios viendo crecer y crecer tu pequeña torre.

 

Enlace a iTunes [gratuito con compras dentro de la aplicación] // Trailer

NOTA 7/10

Anuncios

2 Respuestas a “Análisis de Tiny Tower ¿La cara buena del freemium?

  1. Buenas. Soy un fanático de este juego. Pero tengo una duda. En la ficha de los negocios te da la opción de subir el nivel pagando 3 bux pero no sé exactamente para qué sirve o en qué cambia la situación.

    • Buenas. Aumentar el nivel de un negocio te permite aumentar la cantidad de stock que tienes. Con cada nivel aumentas 75 items de stock máximo: 75–>150–>225 etc…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s